Mitos sobre la meditación mindfulness

focusmind

¿Conoces lo que es cierto o falso en este movimiento creciente del mindfulness? Echa un vistazo a lo que el psicólogo E. Goldstein considera que son los 5 mitos principales

Mito 1: Mindfulness consiste en sacar un tiempo muerto en nuestra vida, aquietar la mente y reducir estrés.
Creo que este es el mito principal ya que es lo que suele experimentar la gente al iniciar la práctica. Uno de los más extendidos puntos de entrada a Mindfulness en Occidente es el Taller de Reducción del Estrés Basado en Mindfulness -MBSR. Este es un programa fantástico de 8 semanas que cuenta con respaldo científico, pero quizá el nombre tenga algo de marketing. El objetivo final no pretende ser la reducción del estrés. El objetivo de mindfulness y MBSR es despertar al funcionamiento interno de nuestros procesos físicos, mentales y emocionales, reconocer la interconexión entre la gente y actuar en el mundo con mayor compasión hacia otros y hacia nosotros mismos.
Sin embargo, la práctica inicial aporta a menudo una sensación de alivio a una mente agobiada, lo que se  puede equiparar a un descanso mental. No hay nada malo en usarlo de esta manera, solo que minimiza el poder de mindfulness.
La paradoja es que cuando somos capaces de simplemente estar presentes con nuestro cuerpo, mente y emociones, la relación estresante tiende a calmarse – pero cuando tratamos de aquietar la mente, a menudo añadimos leña al fuego.

Mito 2: Necesitas dedicar mucho tiempo en un espacio tranquilo.
Se puede practicar mindfulness de muchas maneras. Tus circunstancias personales son las que deben marcar lo que funcione para ti. No hay una sola manera correcta de hacerlo. Si te esfuerzas en forzar artificialmente la meditación en tu vida, se convertirá en una lucha desagradable. Al final, acoplar la meditación a tu vida es una cuestión de equilibrio.
Hay mucha gente que dedica tiempo en su día para sentarse y practicar  mindfulness formalmente : aprendiendo una técnica básica como seguir la respiración y convertirlo en un programa regular, preferiblemente todos los días.
Por otro lado muchaas personas  dedican tiempo a la práctica informal de estar presentes con curiosidad en las cosas que hacen o tareas habituales. Esto podría incluir notar las sensaciones en la ducha, escuchar intencionalmente a la gente con curiosidad, correr con atención, o poner presencia a los sentimientos agradables y desagradables que se presentan a lo largo del día.
En mi experiencia, ayuda tener ambas prácticas, un práctica formal y  varias prácticas informales que extienden la atención a la vida cotidiana. Como dijo el poeta indio Kabir en el siglo XV: Dondequiera que estés, ese el punto de entrada. En otras palabras, hazlo a tu manera y comienza ya

Mito 3: Se trata  de conseguir concentrarse
Se puede tener el beneficio de incrementar la habilidad de concentrarse de la práctica de mindfulnes, pero no se trata solo de concentrarse. Recuerda, mindfulness es  cultivar la consciencia. La concentración puede ser una habilidad importante a cultivar para nuestro bienestar, pero no es mindfulness. Te puedes sentar en meditación enfocándote en la respiración y que la mente se distraiga cientos de veces. El hecho de que se distraiga no significa que lo hagas mal. De hecho, cada vez que notas que tu mente se va, tu estas presente, en un estado de mindfulness. En ese espacio, está la elección de volver a traer la atención amablemente
Mindfulness es consciencia. En un momento observas tu mente errante, en el siguiente observas la respiración, ambos momentos implican consciencia.

Mito 4: Mindfulness es para gente tranquila
He dirigido grupos mucho tiempo y gran parte de la gente que se inscribe está lejos de estar relajada. Cuando el curso acaba, muchos de ellos sienten que han conseguido un sentido interno de control y son capaces de manejar la turbulencia con mayor facilidad. De hecho, puedo concluir que la gente que se encuentra muy inquieta es la que más se beneficia de integrar los principios y la práctica de mindfulness en sus vidas.
Esto no significa que mindfulness nos aporte calma, pero puede aportar una mayor flexibilidad mental para abrirse tanto a los buenos momentos como a los más difíciles.

Mito 5: Los profesores de mindfulness están siempre presentes
Permiteme derribar este mito con una experiencia personal. Yo soy instructor de mindfulnes y he dirigido y practicado gran número de meditaciones, pero puedo descubrirme a mi mismo en muchos momentos de falta de consciencia. Tengo igualmente amigos instructores que tienen también muchos momentos así. De hecho, la razón que lleva a muchos instructores al mindfulness es facilitar el manejo de una mente revuelta.
No me malinterpretes, la práctica ha sido muy útil personalmente, en mis relaciones y profesionalmente. De hecho, uno de los momento donde me es más útil es en los momentos de inconsciencia, ya que me ayuda a darme cuenta de ellos antes y con mayor auto-compasión.

¿Mito 6 ? Mindfulness puede transformar el mundo en un lugar mejor.
Si se extendiera la práctica lo suficiente…Quizá este mito no sea tal, sino que  realmente tenga cierta credibilidad. Como dice Thich Nhat Hanh: Paz en uno mismo, Paz en el mundo
(Traducido del blog de Elisha Goldstein. Adaptado de Mindfulness & Psychotherapy)

Anuncios

2 pensamientos en “Mitos sobre la meditación mindfulness

  1. De acuerdo, esto no es una medicina que se inyecta, es simplemente la decisión de vivir un día a la vez, minuto a minuto en el único tiempo que hay, lejos de cualquier moda o cualquier oleada de conferencias. Muy al lugar tu síntesis, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s